El periodismo turístico en la búsqueda de malas prácticas : cuando no es oro todo lo que reluce

En el eterno debate de etiquetas vemos como el turista y el viajero  siguen siendo un tema más que interesante.

A día de hoy , el sector turístico vive momentos de adaptación a esta figura del viajero cada vez más desarrollada.

Cuando se habla de viajero o turista siempre nos centramos en una cosa, la inversión económica que representa para el destino, siendo muchos los aspectos que se pasan por alto.

Para un destino desarrollado el que un turista venga y se aloje en el mejor hotel de su ciudad , cene en un restaurante caro y acuda al concierto o festival de ocasión es algo que carece de transcendencia.

Sin embargo , en destinos menos desarrollados, aquellos destinos que gozan no de riqueza económica pero si  de riqueza cultural y  entornos que hacen las delicias de los amantes de los viajes la figura del turista o viajero cobra un especial interés.

No he tenido la suerte aún de vivirlo pero al interesarte tanto en un tema intentas ir más lejos e imaginar ciertos aspectos o momentos.

Esto me hace pararme a pensar y  preguntarme los motivos que me harían viajar a determinados lugares,  hay veces que resulta tan complicado entender ciertas tendencias del sector que intentas hacer alarde de empatía para aceptar que el sector que tanto te gusta comercialice con ciertos aspectos como son el tráfico de niños,  la explotación sexual , o el tráfico animal .

Si a esto le sumamos el concepto más contradictorio que puedes leer o escuchar ,  el concepto de viajo para conocer lo que es la pobreza,  viajo para conocer lo mal que se vive en determinados lugares  ,  te cuesta aún mucho más entender al sector ,  que hace de esto un producto turístico.

Vivimos en una eterna campaña de marketing o publicidad, cada día nos inventan motivos para que pensemos que tenemos la necesidad de millones de productos, pero es que hoy día , esto se les ha quedado corto a las marcas, ahora se quieren apoderar de las emociones, de las experiencias , nos dicen ,  estas son las emociones y experiencias que debes sentir, aquí , ahora,  conmigo , a este precio.

Cada día , cada absurda festividad, como son la Navidad  o San Valentín a muchos ya nos hacen querer perdernos , alejarnos de este acoso constante de compra y venta de emociones , y es que es peor aún ahora con las nuevas tecnologías, estas han llegado para ayudar a las empresas a  invadir nuestro espacio, a decirnos que los debemos celebrar, que si no estamos a la moda y hacemos gala de ser parte de la sociedad y sus tradiciones , estamos fuera, somos esa oveja negra, y claro , a nadie le gusta esto, así que hay que celebrar , no vayamos a quedarnos ni sentirnos como el pobrecito Poco Yo.

No , nosotros queremos ser mejor Dora la exploradora , queremos que todos vean que nos integramos, que salimos, entramos , tenemos muchos amigos, y todos quieren que les contemos los super viajes que nos pegamos.

Las empresas esto lo saben muy bien , nuestros amigos, creen saberlo muy bien, conocerte muy bien ,  día a día , sin analizar, sin escuchar estamos ahí , en ese nuestro pequeño gran mundo que son las redes sociales viendo lo que comparten y  dando contenido para que ellos nos analicen y etiqueten.

Todos nos quejamos del Spam promocional , pero no nos quejamos del que nosotros mismos creamos, al que sometemos y al que nos sometemos constantemente.

El viajar , el turismo , una actividad que he estudiado desde sus inicios, inicios que para nada tienen que ver con lo que es hoy en día , me hacen plantearme que en lugar de evolucionar , esta actividad, el negocio que se ha hecho de ella, caminan , evolucionan velozmente , pero no de la manera adecuada.

Ya no tiene ese sentido que yo pensaba que tenía , de cultura, de respeto , de egoísmo de guardar esos momentos, esas vivencias, todos queremos ser en lugar de alumnos maestros.

Todos queremos viajar para compartirlo, lo vemos ya como algo natural , tan natural como que solamente hay que contar tus virtudes en una entrevista de trabajo para lograr el puesto.

Nos han vendido tanto que hay que ser sociales, que  hay que compartir nuestra felicidad , nuestras idas y venidas, romances, éxitos profesionales ,  que ya hasta nos extraña que sea la hora de la comida y no veamos fotos de menús , que sea Navidad y no veamos fotos de comilonas , mientras que otros en su mesa,  no ahora , con la situación de crisis económica,  son muchos años los que esas otras personas ,  en aquellos países , continentes que nos parecen tan lejanos , llevan pasando dificultades, personas que no tienen ni agua para beber, mientras que aquí ,  la usamos para retos curiosos y dignos de crítica y análisis  como el del cubetazo por la ELA.

Ice-bucket challenge

Otro tema que ha generado gran revuelo es el Ébola, ese virus que parecía tan lejano, ahí estaba en una tal África, mientras que no afecete a Europa todo controlado.

Ahora toca , a todos esos viajeros de medalla, de ocasión , dejar de viajar África no vayamos a contagiarnos el Ébola , como bien vemos en esos chistes que corren en las redes,  algunos muy ácidos, no nos preocupamos de si se nos pega el hambre.

Y es que eso no es lo que yo he aprendido de este sector, de la historia del turismo ,  el concepto de negocio no puede quedarse ajeno a la importancia del turismo y  la integración social , el turismo es el motor de la economía , sin duda es una actividad beneficiosa para cualquier destino turístico, de ahí que destinos más desfavorecidos estén intentando desarrollar esta actividad.

El turismo es riqueza cultural , diversidad , humildad , pero  no debe olvidar su compromiso con la sociedad en esa constante búsqueda de riqueza económica, de negocio.

Los profesionales del sector lo viven desde dos puntos de vista diferentes, el de compra y venta. Supuestamente esto les hace más empáticos, pero en realidad un cliente de su asesor no espera empatía , a  día de hoy son cada vez más los clientes que no buscan esa asesoría , ya tienen sus ideas, sus preferencias y busca una mera herramienta de ejecución.

Aquí es donde  está la clave del tema que quiero tratar en este post ,  la diferencia entre el turista y el viajero independiente, todos intentamos buscarles diferencias,  cuando en realidad ambos son importantes para el sector ,  lo que en realidad importa es lo que menciono al inicio, el objetivo del viaje, su actitud con el destino, con los habitantes y con su entorno.

El turista acudirá a  su agencia a pedir asesoría o a buscar esa final gestión de sus planes , mientras que el viajero lo organiza todo por su cuenta, es mucho más complicado detectar malas prácticas de estos que viajan independientemente, aunque a día de hoy las malas prácticas de ambos se pueden investigar, no solamente las malas prácticas de turistas o viajeros, de agencias intermediarias, aquellas que proporcionen servicios que  no encajan con la ética y profesionalidad del sector, estas deben ser investigadas y  tratar de que desaparezcan , pues no solamente hacen daño al sector, hacen daño al destino turístico.

El concepto de  malas prácticas puede tener una interpretación muy abierta ,  habría que pararse a analizar en destino a ver si verdaderamente se ajustan a su objetivo.

La idea de turismo de pobreza

El turismo de pobreza es un tipo de viaje o un viaje donde los turistas viajan a las zonas menos desarrolladas del mundo para estudiar, investigar y observar las condiciones de vida de los pobres. El turismo de la pobreza está creciendo rápidamente en los últimos años. Esta forma de viajar inició en los barrios pobres de Londres en 1884 y más tarde se extendió a Manhattan. En 1992 llegó a Río de Janeiro y luego a Buenos Aires, Nueva Delhi, Mumbai, Nairobi y Johannesburgo. El término fue creado en el año 2000.

Si nos paramos a investigar un poco  vemos como este tipo de turismo , el de orfanatos , el sexual , y otras malas prácticas que surgen con los años en realidad son prácticas que se llevan a cabo y para nada encajan con el objetivo de turismo , con el significado de este concepto y su  repercusión positiva para la sociedad.

Lo que la sociedad necesita es un sector fuerte, bien gestionado ,  que haga de nexo entre los países más desarrollados y menos desarrollados y busque el bienestar social de la población.

No hablamos solamente de la explotación infantil , hoy mismo he  visto otra noticia sobre un tema también  importante , la explotación animal , Málaga acaba de prohibir  los circos con animales y las atracciones con Ponis .Una gran noticia para todos los amantes de los animales y sus derechos.

Hacen falta más periodistas turísticos , esos que desarrollen la labor de investigación ,  que acudan al lugar para comprobar que la actividad turística para nada altera el bienestar social de la población , y si así ocurre,  denunciar estas malas prácticas que para nada se identifican con el sector ni con sus profesionales, es hora de que el turismo se desmarque ,  se posicione como esa actividad que enriquece , que enseña cultura y que aporta riqueza y bienestar social, ya que sin duda es un negocio, el negocio de las grandes experiencias, no el de la explotación del medio ambiente, personas y animales.

Anuncios

4 comentarios en “El periodismo turístico en la búsqueda de malas prácticas : cuando no es oro todo lo que reluce

  1. Interesante reflexión sobre la necesidad de denuncia de las malas prácticas turísticas. En mi opinión, el turista siempre modifica la realidad del destino, y es nuestro deber hacer que ese cambio sea positivo. Saludos!

    • Muchas gracias Ana ! ya sigo tu blog también ! me ha gustado mucho la idea que tienes . Muy buena reflexión al final la que haces, la mayor parte de las veces es así , la realidad del destino es modificada positivamente, pero como ves hay algunos casos que vigilar , saludos !

  2. Hola Miryam, muy interesante el tema que tocas, yo soy profesional de turismo y vivo en Peru, de hecho alguna vez mientras estudiaba realize un analisis sobre algo parecido ya que las realidades geograficas aveces te hacen tener otra prespectiva, aca hay un tema de debate sobre la influencia que tiene el turismo en las comunidades nativas y/o en las culturas ancestrales, por lo que la discusion yace en definir si el turismo al final(segun su manejo) pueda resultar una oportunidad o una amenaza…

    • Hola Felipe , muchas gracias por leer y dejar tu valoración al respecto ! es un tema muy complejo, hay que trabajarlo a fondo, me gusta pensar que el turismo en la mayoría de los casos es una oportunidad, pero vemos casos de malas prácticas que si no se muestran , que si no intentamos darlos a conocer para evitarlos o mejorar dichas situaciones pueden representar una amenaza contra los derechos sociales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s